PERUANOS EN BUSCA DEL “MESÍAS” PARA EL 2016 (COLUMNA: NILTON ANTUNEZ C.)

11831762_998727843526861_8605279899639274735_n

No quiero escribir dentro de cinco años lo mismo ni recordar cómo hacer ciudadanía. Dejemos de lado el doble discurso. 
En cada proceso electoral, los ciudadanos peruanos -que más sabemos del “Esto es Guerra” y “Combate”, que de historia o literatura- esperamos que en el siguiente proceso electoral llegue el “Mesias”; que nazca un ser iluminado que resuelva los problemas eternos del país, la región, provincia y distrito.

 

En cada cuarto año de ejercicio presidencial del gobierno nacional de turno saltan a la palestra, cual manada de lobos tras su presa, una serie de analistas políticos para hacer leña del árbol caído y hundir más a quien camina para salir al frente. Pero que eso no nos sorprenda, recuerden que “el peor enemigo de un peruano es otro peruano”, frase que incluso ha servido para una estrategia de marketing.

 

Pero volviendo al tema iniciado, resulta lamentable que no sólo nuestra clase política y los medios de comunicación nacional nos pongan en la agenda que para salir de todos nuestros problemas y curar todos nuestros males necesitamos un nuevo gobierno, necesitamos un hombre o mujer imbuido que sepa sacar a flote, frente en este mar de sufrimientos, a un país que naufraga sin rumbo.

 

Parece ser que estamos en búsqueda del capitán que guíe nuestro velero al norte, sin pensar que la culpa de todos los males del país es compartida con cada uno de los ciudadanos peruanos. Haciendo una reflexión seria, podemos desprender el bajo nivel de ciudadanía que tenemos los peruanos de norte a sur y de oriente a occidente; tenemos un nivel pobre de análisis político, es por eso que en cada campaña electoral esperamos a alguien que nos genere esperanzas e ilusiones.

 

Días atrás han salido en medios nacionales congresistas reclamando al gobierno central que promuevan las inversiones mineras; sin embargo, algún tiempo atrás ellos eran quienes se oponían a los proyectos. Un caso similar ocurre en nuestro contexto huaracino. Meses atrás la gente que hacía loas al actual gobierno edil mientras que hoy en día demandan una vacancia o una revocatoria.

 

De estos dos casos planteados se puede extraer que nuestra cultura política y electoral es pobre y que nuestra ciudadanía también, pues busca en el gobernante un superhéroe que sepa solucionar la demanda ciudadana dejando de lado nuestro responsabilidad compartida pues quizás frente a las urnas no tuvimos la madurez para saber elegir.

 

En este mismo contexto, en un sintonizado medio local he escuchado en días sucesivos lo siguiente: “Que nuestras autoridades se pongan bien los pantalones”, exigiendo el principio de autoridad contra el desordenado transporte local y contra el caótico comercio informal. Días después escuché con hondo pesar lo siguiente: “Que clase de autoridades tenemos, son tan insensibles, acaso no saben que los ambulantes tienen que llevar un pan a su casa”. Estas dos contraposiciones me hacen pensar que tenemos ciudadanos con doble discurso y doble moral.

 

Otro caso de doble moral peruana ha sido el pedido de TV con contenidos culturales para hacer frente a la ‘TV Basura’; sin embargo, la poco conocida periodista Sonalí Tuesta en una entrevista refría que los peruanos no apostamos por propuestas culturales, cuesta creerlo pero acertó. En las redes sociales cientos de miles de “Likes”, dan respaldo en la lucha contra la ‘TV Basura’, pero cuando tienen el control remoto en las manos hacen todo lo contrario.

 

Con esta hipocresía nacional próximamente nos volveremos a encontrar con un nuevo proceso electoral en el que nosotros los peruanos esperamos a un genio en Palacio, que al frotar la lámpara nos concedan los deseos. Esta inmadurez de ciudadanía hará que nuevamente elijamos sin conocer las propuestas sin conocer los planes de gobierno, por eso en las próximas justas electorales no pensemos que el gobierno va a solucionar las cosas no nos generemos expectativas ilusas, no esperemos mucho.

 

Asumamos con ciudadanos la responsabilidad y no traslademos al Estado toda la responsabilidad. Recuerden que la educación de nuestros hijos no sólo es tarea de las escuelas, también es nuestra. No tiremos la basura a la calle, llevémosla a un tacho, y sobre todo no nos olvidemos que nosotros como ciudadanos debemos de exigir nuestros derechos pero también debemos de cumplir nuestros deberes.

 

Por: Nilton Antúnez C.

Escribe tu Comentario de la Noticia

Comentarios

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes